La difícil tarea de mantenerse informado

Se sabe, vivimos en la era de la información, pero muchas veces no se tienen en cuenta los problemas que vivir en ella nos genera. El tema de la información y su abundancia no es solo pertinente a periodistas o intelectuales, es una problemática que enfrentamos todos, todos los días. Dependiendo de cómo se lo mire o en qué circunstancias se aplique, se puede decir que es “un lindo problema”, tal cual lo dicen los técnicos de equipos de fútbol cuando tienen un plantel valioso. Pero lo cierto es que también puede disparar múltiples consecuencias negativas, como la falta de interés por algo concreto, aburrimiento, incapacidad de mantener el foco en una cosa, perdida del sentido útil, dificultad para establecer prioridades, etc.

La información nuestra de cada día

Desde que nos despertamos y miramos el celular hasta que nos acostamos después de mirar el celular, estamos recibiendo información. En el medio muy probablemente miramos televisión, leímos un diario o una revista (de forma tradicional o digital), escuchamos la radio, vimos publicidades por todas partes, compartieron con nosotros el ultimo video viral de YouTube (apuesto a que no se resisten) y así fueron pasando grandes cantidades de información por nuestros sentidos durante todo el día. Desde la llegada de Internet no solo recibimos información si no que la creamos y la buscamos. La información somos nosotros mismos y el resto del mundo. Está presente todo el tiempo y en todo lugar.

Entonces… ¿Cuál es el problema?

El problema es que tanta información puede desviarnos de nuestros objetivos, puede saturarnos al punto tal de no lograr nada en concreto, intentar mantenerse informado puede terminar por desinformarnos. Por momentos perdemos la noción de nuestras propias prioridades: debería prestarle atención a la música que estoy escuchando con mis auriculares? O leer detenidamente la promoción del anuncio que aparece al costado del articulo sobre la ganadería en el país que estoy leyendo en la tablet? O responder los mensajes por Whatsapp de mi mamá? O ver los carteles del subte para ver si es esta la estación donde debo bajarme?

En mi experiencia personal lo disfruto y lo sufro a la vez. Soy bastante adicto a leer artículos relacionados con mis intereses, a su vez siempre estoy leyendo alguna que otra novela y ademas cada tanto o en momentos específicos miro alguna serie en la televisión. La música me acompaña todo el tiempo. Y trabajo con Internet, por lo tanto todo el día estoy recibiendo o buscando información y para no enloquecer intento ser lo que mejor me sale, ordenado.

Lo reconozco, es un desastre pero ¿Qué hago?

Ordenar la información es la clave. Y a continuación les brindare algunos consejos y herramientas para poder hacerlo.

Facebook

Como medida depuradora seria bueno que cada tanto “limpies” tu lista de amigos, sobre todo de esos amigos que verdaderamente detestas cada publicación que hacen. También de esos amigos que jamas viste ni una sola publicación porque al margen de que tenes 2.000 amigos, ni siquiera lo conoces ni le hablaste jamas. Ademas eliminá esos amigos que no son personas reales como “Accesorios Ramón”, no entiendo, el apellido es Ramón (?).

Un poco de humor no está mal, pero no es necesario darle me gusta a cada pagina del tipo “Típico sales dos días seguidos & para tu mama ya VIVES en la CALLE ¬¬“, o del tipo “A que junto 1000 bosteros en 2 meses“. Revisá tus me gusta y replanteate si te gusta, porque por lo general lo único que se publica en esas paginas es basura que entra directamente a tu newsfeed.

También existe una opción que muy poca gente utiliza y es la de decidir qué clase de contenido queremos ver en nuestras noticias de cada persona que tenemos como amigo. Si vamos a su perfil, desde el botón que está sobre la foto de portada que dice “Amigos”, podemos desplegar una lista de opciones entre las que se encuentra las que permiten decidir si queremos recibir notificaciones de esta persona, si queremos que aparezca en nuestras noticias y si es así, qué contenido queremos ver.

A favor de la información, es decir de su inclusión, podemos utilizar algo que tampoco muchos usan y que la mayoría ni sabe que existe, los intereses. Los intereses son básicamente listas que contienen paginas y/o personas que supuestamente hablan de un mismo tema en común y justamente ese tema es el que nos interesa. Facebook nos sugiere algunos según el interés indicado pero también podemos crear nuestra propia lista con nuestras propias fuentes.

De los grupos ni hablo, intuyo que ya entendieron el espíritu.

Twitter

Pasan cosas similares como en Facebook. Con tal de tener seguidores uno es capaz de soportar que toda su timeline este llena de tweets en otros idiomas que no sabemos. Hay que seleccionar a nuestros seguidores ya que de ellos estará hecho nuestro Twitter. Mucha gente aún no entiende el funcionamiento de esta red social porque lo primero que hace una vez se crea la cuenta es seguir a los primeros 500 famosos que se le vienen a la mente y al cabo de dos meses lo siguen 20 personas y tiene la timeline mas aburrida del planeta.

En cuanto al humor en Twitter hay perfiles realmente muy buenos que te alegran el día mas de una vez, pero tampoco es cuestión de acumular gente ocurrente con tiempo de sobra, salvo que ustedes trabajen como comediantes y eso les sirva de fuente de inspiración.

De vuelta, busquen fuentes de su interés, busquen personas que hablen de lo que les gusta, que compartan contenido de calidad, interesante y original. Utilicen los hastags (#EstoEsUnHastag) para hablar y para “escuchar” a otros hablar de lo mismo.

YouTube

Un mundo aparte pero con los mismos vicios. Hay de todo y para todos, queda bajo nuestra responsabilidad el uso de esta enorme red social. Pero por suerte tenemos herramientas que nos ayudan a ordenar esa inmensidad según nuestras preferencias. Cuando tengamos un buen numero de suscripciones las recomendaciones que hace YouTube serán mas acertadas y nos llegará un correo semanal con los videos mas interesantes de varios de esos suscriptores que, obviamente, deben ser de nuestro agrado.

No es requisito ser famoso o un Youtuber para tener un canal, de hecho todos por el simple hecho de tener una cuenta ya tenemos uno. El punto es que la mayoría no los usa ni les presta atención, pero también sirven para ordenar. Por que no solo se alojan los videos de nuestra propia autoría si no que se pueden mostrar nuestras listas de reproducción según si queremos que sean publicas o privadas. Y todo decanta justamente en las listas de reproducción, a las cuales las nombramos nosotros mismos y agregamos el contenido que queremos. Yo por ejemplo tengo públicas una serie de listas que se llaman “Música que encuentro por ahí” y son videos musicales que voy encontrando a medida que navego y que no necesariamente me gustan pero hacen una mezcla exótica que se me ocurrió compartir. De forma privada tengo listas con videos de distintos intereses como por ejemplo una de fotografía, boxeo y demás. Todas, publicas y privadas, hacen a mi canal que como el nombre lo indica es mio y se adapta a mis necesidades sin importar (salvo que sea lo contrario) que quien entre encuentre contenido o no.

Las listas de reproducción solucionan el recurrente problema de “¿Que video era ese del gato que pelea al perro?”, simple, lo tengo en mi lista de favoritos. La opción de “Ver mas tarde” también puede ser tu amiga siempre que quieras guardar algún video para ver acompañado o en otro momento por falta de tiempo.

Diarios, revistas y Blogs

Los blogs son mi medio favorito, tengo una gran colección dividida en varias muchas categorías. Antes de descubrir Google Reader (si no lo conocían no lo googleen porque ya no existe más) los ordenaba en mis favoritos con un sistema tan simple como crear carpetas para categorizar blogs según mis intereses. Para quien no sabe qué son los lectores (como lo era Google Reader) imaginen un diario que reúna todas las noticias de todos los diarios y las muestre de forma tal que podamos seleccionar lo que más nos importa del total del contenido (o explicación wiki).

En la actualidad el mejor lector de feeds que probé es Feedly. Funciona de forma similar a lo que era el lector de Google y está presente en todas las plataformas. Flipboard es una muy buena alternativa pero solo para dispositivos móviles, ah! y Windows 8 (¿alguien tiene Windows 8?).

Suscribirse a newsletters tampoco está mal pero aconsejo no hacerlo en exceso porque estaremos dedicando 2 horas o más al día a ver todas las novedades de nuestra bandeja de entrada. Yo utilizo la suscripción cuando encuentro una fuente que considero verdaderamente de gran valor y no quiero perderme ni un solo articulo porque por experiencia sé que me van a interesar o a ser útiles. A la inversa, tómense el tiempo para desuscribirse de esas listas que se suscribieron por error o por alguna promoción o que simplemente es spam.

Si utilizan Gmail ya estarán enterados (aunque quizás no acostumbrados) a las pestañas que clasifican automáticamente nuestro correo entrante. Es extraño, pero eficiente. Es una forma más de ordenar información, en este caso correos, pero que no dejan de ser extensiones de lo que venimos hablando: social, notificaciones, foros.

 Y para todo lo demás (y lo mejor para el final)…

Existe Pocket. Si son acumuladores de información como yo ya sea por hobby o por trabajo van a amar esta herramienta. Es tan sencillo de usar como su eslogan indica: “Si encontrás algo que queres ver mas tarde, ponlo en Pocket”. Y es así, noticias, videos, fotos, o lo que se te ocurra lo almacenas ahí pudiendo clasificar el contenido por medio de etiquetas. Cuando finalmente llega ese momento en el que estamos dispuesto a, por ejemplo leer ese articulo que vimos justo antes de entrar a clases, entramos en la aplicación y lo buscamos. Si simplemente tenemos tiempo libre que queremos dedicar a revisar el contenido que almacenamos día tras día la aplicación nos dará sugerencias. Ademas de muy fácil de usar es gratuita y multiplataforma, qué mas se puede pedir.

 

Espero haber contribuido al orden mundial, por favor comenten qué método o herramienta utilizan para mantenerse informado o al menos no desinformarse.

2 Comments La difícil tarea de mantenerse informado

  1. Gustavo 25 abril, 2014 at 13:53

    Muy bueno Marcos. Voy a seguir tus consejos y probar Pocket y Feedly.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *